Aquelarre.

La ilustración digital se ha convertido poco a poco en un constante para mí. Explorar y aventurarme en sus capas, composiciones y collages, en una forma de vida. Adoro probar gamas cromáticas diferentes, mezclar el grafismo más dibujístico con los planos de un solo color como es el cabello, y así añadirle elementos para hacer interactuar los elementos más geométricos con los más naturales. De esta forma, la riqueza de la obra se verá por triplicado.